Debido a la ausencia del Secretario de Gobierno Alfonso Suárez del Real, ante las mesas de negociación, por dar positivo a covid-19, la industria restaurantera hace una urgente solicitud para que en la próxima reunión participe la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum Pardo.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC),la Asociación Mexicana de Restaurantes (AMR) y la Asociación de Directores de Cadenas Restauranteras (DICARES) señalaron que tras la conferencia del pasado viernes de la Jefa de Gobierno en la que no se tomaron en cuenta las propuestas que ha hecho la industria para revertir la crisis que viven miles de familias que dependen de este sector.

Quedó demostrado que a las mesas de negociación están asistiendo integrantes del gobierno capitalino que no tienen ningún poder de decisión o no están realmente interesados en analizar o escuchar propuestas distintas a las suyas.

Si bien en una primera mesa se llegó a un acuerdo condicionado de abrir en terrazas y espacios abiertos con servicio hasta las 18 hrs, la industria ha insistido que aún con esta medida el 40% de los establecimientos en la capital no han podido abrir, impactando en la economía de miles de familias. Además, los restaurantes que abrieron apenas obtienen un 30-35% de lo que percibían antes de la pandemia, con esas no alcanza para seguir operando.

Incluso el propio gobierno había propuesto un esquema de 4 fases para un regreso gradual de restaurantes en semáforo rojo. La primera utilizando solos mesas al exterior; la segunda con una ampliación de horario hasta las 22:00 horas; la tercera con aforo restringido al interior y exterior de los restaurantes y finalmente una cuarta muy similar a las condiciones que se tenían previamente en el semáforo naranja.

Sin embargo, a pesar de que durante dos semanas el sector restaurantero insistió en ampliar el cierre de los establecimientos a las 22:00 horas, esto no sucedió.

Les hicimos saber que esta medida busca disminuir la movilidad y aglomeraciones en el
transporte público, ya que clientes y miles de empleados de los restaurantes no lo utilizarían para trasladarse en horas pico. Además, este horario permitirá sobrellevar la crisis de los restaurantes, considerando que el 45% de sus ventas totales se da en el horario nocturno”.

Mantener el horario hasta las 18:00 horas no tiene ninguna explicación técnica, el propio
gobierno de la capital ha reiterado que las actividades al aire libre -como terrazas- tienen menor riesgo de contagio”.

Continuar negándose a la apertura de restaurantes, contradice las propias declaraciones de las autoridades capitalinas en las que señalan que, de acuerdo con las encuestas que han aplicado, la gente no relaciona como causa de contagio la visita a restaurantes.

El calendario propuesto por el gobierno para la apertura gradual de restaurantes ya está
completamente desfasado, por lo que es necesario ampliar el horario y abrir interiores sin
demora. Tan solo el anuncio de que el próximo 8 de febrero reiniciarán operaciones los centros comerciales vuelve ineludible que los restaurantes de esos espacios también abran”.

La Cámara y las Asociaciones confían en que la Jefa de Gobierno confirme su asistencia a la
próxima mesa para plantear una estrategia realmente efectiva, que equilibre la salud y la
economía.