Bien se sabe que el huevo es uno de los alimentos más consumidos e importantes por el ser humano, no solo por sus altos niveles nutricionales, sino también por ser un componente esencial en la gastronomía de todo el mundo.

Gracias a sus múltiples propiedades naturales, el huevo hace posible la creación de exquisitos platillos dulces o salados al brindar forma a los merengues, mousses y productos horneados; color a pastas, flanes, natillas; emulsionante para crear deliciosos aderezos, salsas, mayonesa; o, incluso, es excelente como clarificante para vinos, zumos, etc.

Es por eso que te presentamos 8 tips de uso y manejo adecuado del huevo:

  1. Lavar los huevos con agua a temperatura ambiente, justo antes de consumirlos y no antes de su almacenamiento.
  2. Lavar y desinfectar tus manos antes y después de manipular o preparar un huevo.
  3. Guardar el huevo en su empaque original o en un recipiente cerrado y consérvalo en el refrigerador.
  4. Almacenar los huevos con la parte ancha hacia arriba y la angosta hacia abajo.
  5. No mantenerlos a temperatura ambiente, al lado del fuego o fuentes de calor, o en lugares expuestos a la luz solar.
  6. Utilizar primero los huevos que llevan más tiempo en el refrigerador.
  7. Evitar la humedad a toda costa, pues origina la proliferación de hongos y otros microorganismos que deterioran el huevo.
  8. Evitar los cambios bruscos de temperatura. Lo ideal es mantenerlo entre 1 y 10ºC, sin llegar nunca a la congelación.