Es necesario acelerar la distribución y aplicación de vacunas contra la Covid-19 en México, por lo que se requiere la participación de la Iniciativa Privada (IP) para llegar a más personas en poco tiempo y así aprovechar que grandes empresas ya tienen el profesionalismo y dinámica para distribuir productos, así lo indicó Óscar Moreno Littleton, el presidente de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) en Durango.

Aclaró que esto debe realizarse cuando se tenga la disponibilidad de la vacuna a nivel mundial, en unos tres o cuatro meses, ya que de momento no se cuenta con esa disponibilidad, “Pfizer anunció la semana pasada tener problemas con la producción, y falta que sean aprobadas vacunas como la Sputnik o la de los laboratorios AstraZeneca, las cuales ser aprobadas en Estados Unidos y Europa”, dijo.

También hizo mención de las recientes declaraciones del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien manifestó que la recepción de vacunas sera suspendida por dos semanas pues solo llegarán las últimas dosis para completar la segunda aplicación de las personas que ya fueron vacunadas.

Moreno Littleton aludió que en dos meses solo el 0.4 por ciento de la población en México ha sido vacunada, por lo que a ese paso no sera posible terminar en un año, sino hasta el 2028, pues solo han sido vacunadas 463 mil personas del sector salud.

El Gobierno federal tiene un contrato para adquirir cinco millones de vacunas con Pfizer, pero se van a recibir hasta fines de febrero o marzo, y realmente son pocas comparadas con los 120 millones de personas que habitan en México.

Reiteró que se requiere acelerar la distribución masiva de vacunas, y dejar que la IP pueda participar en la importación, compra y distribución, para llegar a un mayor número de personas, dando preferencia a grupos vulnerables, pues señaló que el sector ya tiene esa habilidad y profesionalismo para distribuir productos de todo tipo, con empresas especializadas, o rutas de distribución de farmacéuticas.

Expresó que desafortunadamente los médicos de hospitales privados han sido dejados de lado a en la vacunación, quienes también corren riesgo de ser contagiados; así como también el proceso de vacunación ha sido utilizado con fines políticos y electorales porque se están aplicando vacunas a los siervos de la nación, antes que a los médicos que están en primera línea, personas de 65 años y grupos vulnerables, aseguró el empresario duranguense.