Basarna, confirmó que el avión de la aerolínea Sriwajaya, un Boeing 737-524, se estrelló en el Mar de Java pocos minutos después de haber despegado del Aeropuerto Internacional Sukarno-Hatta, en la capital indonesia, con destino a Pontianak, capital de Borneo Occidental.

Asimismo, el ministro de Transporte indonesio, Budi Karya Sumadi, ofrecía una rueda de prensa en la que explicaba que se perdió contacto con el aparato a las 14.40, unos trece minutos después de haber despegado.

En aquel momento, el avión había cambiado bruscamente de dirección, lo que suscitó que la torre de control preguntara a los pilotos qué estaba sucediendo cuando, repentinamente, desapareció del radar, según el ministro, que expresó su “pesar” por el incidente.

Por su parte, el portavoz de la agencia de búsqueda y rescate, señaló que ya se habían hallado restos del avión, y que se espera que se localice el punto exacto de la colisión esta misma noche, tras lo cual se enviará un equipo al lugar el domingo.

En el avión viajaban 56 pasajeros, incluidos tres bebés y otros siete menores de edad, y seis tripulantes, según el manifiesto de vuelo al que ha tenido acceso EFE, aunque de momento se desconoce si había entre ellos ciudadanos extranjeros.

La Policía informó que ha instalado un puesto de identificación de cadáveres en un hospital de Yakarta oriental, donde se atenderá a las familias y allegados de las víctimas, informó el portal local Detik.

Por su parte, pescadores de las inmediaciones afirmaron a medios locales que habían presenciado una explosión y hallado flotando en el mar los posibles restos del accidente aéreo.