Poco después de que se informara de los primeros casos del entonces llamado “brote misterioso de neumonía”, el mercado cerró sus puertas el primero de enero de 2020, tras detectarse la propagación de contagios en vendedores y clientes.

Apenas un día antes, el Gobierno chino había informado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la detección en Wuhan de los primeros casos de covid.Entonces, el coronavirus ya se transmitía de manera rápida.

El mercado de Huanan, ubicado en Wuhan, donde se cree que comenzó a propagarse el COVID-19, sigue hoy sellado, desinfectado y celosamente vigilado por guardias de seguridad, pero con establecimientos abiertos en su segunda planta en los que, un año después, los dependientes tratan de rehacer sus vidas.