A primera vista puede parecer un perro, pero no se deje engañar: es la incorporación más reciente a los bosques de Queens y Long Island: el coyote.

A diferencia de un can, la cola del coyote cuelga hacia abajo y por lo general tiene una punta negra. Según los expertos, su llegada fue inevitable ya que Long Island es en realidad la última gran masa de tierra que los coyotes no han colonizado en los 48 estados más bajos del país.

Frank Vincenti, fundador de Wild Dog Foundation, dice que actualmente hay al menos seis ejemplares en Queens y el oeste del condado Nassau, incluida una pareja en apareamiento, así como algunos coyotes solteros en North y South Forks.

“En lo que respecta a Nassau y Suffolk, es bastante reciente, en los últimos 2-3 años”, comentó Vincenti. “Con todas las malas historias sobre la vida silvestre que hay y cómo no les va bien, esto es algo que puede ser una celebración”.

Los biólogos de la vida silvestre que han estado rastreando su paradero esperan que los habitantes acepten a las criaturas. Los coyotes temen a las personas, pero es importante mantener a las mascotas en el interior y establecer límites claros.

La clave es coexistir. “A los coyotes, no los habitúes demasiado a los humanos ni los alimentes”, recomendó a Fox News el biólogo de vida silvestre Mike Bottini, de la Asociación Ambiental de Seatuck.

https://twitter.com/fox5ny/status/1335143188353441792http://