Escocia votó el martes pasado a favor de ofrecer un acceso gratuito universal a los productos menstruales, convirtiéndose en el primer país en el mundo en hacerlo.

El parlamento escocés votó a la unanimidad a favor de un proyecto de ley que establece el derecho legal a tener acceso gratuito a tampones y toallas.

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, celebró la decisión. “Orgullosa de votar por esta ley revolucionaria, que convierte a Escocia en el primer país en el mundo que provee productos menstruales gratuitos a todas aquellas que lo necesitan”.

“Una política importante para mujeres y niñas”, indicó la mandataria.

Todos estamos de acuerdo en decir que nadie debería preocuparse por sus próximos tampones o protecciones reutilizables, declaró en el parlamento la diputada laborista escocesa Monica Lennon, que propuso el texto.

Los tampones y compresas son gratis para estudiantes de secundaria y universidad en Escocia, pero el proyecto de ley impone ahora a los ministros la obligación de establecer un plan a nivel nacional para garantizar un acceso universal.

Escuelas, colegios y universidades también deben poner a disposición una gama de productos para la menstruación en sus aseos.

Cabe mencionar, que el gobierno escocés podrá obligar a organismos públicos a proveer gratuitamente estos productos

A partir de ahora, las autoridades locales tienen la obligación legal de garantizar que los artículos como tampones y toallas sanitarias sean gratuitos y estén disponibles para “cualquiera que los necesite” en edificios públicos.