Familia LeBarón piden a Biden tomar acciones concretas en seguridad, en caso de ser el nuevo presidente de Estados Unidos

Integrantes de la familia LeBarón ha hecho llegar una carta candidato presidencial demócrata de Estados Unidos, Joe Biden, solicitando poner un freno a los “cárteles terroristas” de México, en caso de que el se convierta en el numero presidente de Estado Unido

En una carta compartida en redes sociales, Adrián LeBarón le pidió al exvicepresidente tomar medidas drásticas, pues aseguró que estos cárteles, además de afectar a la sociedad mexicana, “inundan también de estupefacientes a nuestro amado Estados Unidos”.

Caso de la Familia LeBarón

  • Anexamos carta completa 

Estimado ex vicepresidente y candidato presidencial Joe Biden:

Aprovecho la ocasión para enviarle un cordial saludo. Mi nombre es Adrián LeBarón y soy un ciudadano americano viviendo en México; durante la mitad del año, atiendo mis negocios en el estado de Utah y la otra mitad, regreso a México a administrar mis negocios agrícolas con los que aporto a la economía local, pero también a la economía de este gran país (Estados Unidos).

En México, desde hace más de 90 años, mis ancestros formaron la comunidad LeBarón en el municipio de Galeana, en el estado de Chihuahua; asimismo otras familias allegadas a nuestra comunidad (los Langford y Miller) se asentaron en el municipio de La Mora, en el estado de Sonora. En ambas localidades, nuestra comunidad mormona ha sido pieza fundamental para el desarrollo económico y cultural. Nuestros negocios agrícolas, de acuerdo a la temporalidad, dotan de trabajo digno a campesinos mexicanos de esas comunidades, pero también de otras localidades dentro del territorio mexicano.

Siempre hemos convivido en paz con nuestros vecinos y siempre hemos acatando las leyes locales y federales, pues tratamos de ser una comunidad mormona ejemplar que permita el desarrollo y el bienestar en nuestra sociedad.

A pesar de ello, desde hace más de una década, hemos sido víctimas del crimen organizado de la región, el cual se ha apropiado de grandes extensiones de ambos estados donde radicamos; las autoridades locales y federales se han visto sobrepasadas y no existe un estado verdadero de derecho que proteja a su ciudadanía. El crimen organizado ha incrementado día a día la violencia con la que ejecuta sus actos, que en principio se realizaban entre personas pertenecientes a estos mismos grupos, pero que hoy en día alcanzan a cualquier miembro de la sociedad. Prueba de ello han sido los secuestros de mis sobrinos Eric y Benjamin; éste último, fue ejecutado por sus captores hace poco más de 10 años.

Hasta la fecha, el gobierno mexicano no ha brindado una verdadera solución a ninguno de estos crímenes, pues como casi el 96% de los casos denunciados en México, la impunidad es la que reina en esta nación.

Sin embargo, el crimen organizado fue más allá este año pasado. 9 miembros de mi familia fueron masacrados cuando se dirigían de la comunidad de La Mora hacía Austin Texas y a la comunidad LeBarón en Sonora.

Rhonita María Miller (30 años) mi hija.
Howard Jacob Miller, Jr. (12 años) mi Nieto.
Krystal Bellaine Miller (10 años) mi nieta.
Titus Alvin Miller (8 meses) mi nieto.
Tiana Gricel Miller (8 meses) mi nieta.
Christina Marie Langford Johnson (29 años) mi sobrina.
Dawna Ray Langford (43 años) mi sobrina.
Trevor Harvey Langford (11 años) mi sobrina.
Rogan Jay Langford (2 años) mi sobrina.

Los hechos han sido devastadores para mi esposa y para mí, pero también para toda nuestra familia que vive en estas comunidades.

Los hechos fueron presumiblemente realizados en un modus operandi característico del terrorismo. No les importó que dentro de las camionetas del convoy en el que se trasladaban mis familiares, hubieran niños de brazos.

Las primeras investigaciones de la Fiscalía General de la República señalan que el ataque fue realizado por un grupo que se disputa el control de la zona con otro cartel del narcotráfico.

Una de las evidencias recabadas por esta Fiscalía, revelan que mis nietos fueron quemados vivos después de haber presenciado la ejecución de sus madres.

Mi reclamo de justicia ha sido minimizado por el actual gobierno de México, sin embargo, lo ha sido también para el gobierno de mi nación.

Escribo esta carta pues las más recientes encuestas lo señalan como quien pudiera ser elegido como el presidente de los Estados Unidos de Norte América en esta próxima administración. Sé de antemano que usted es una persona muy empática y que tiene hijos y nietos como yo, por lo que sabrá ponerse en mis zapatos.

Mi familia y yo estaremos muy agradecidos si de resultar electo, en su administración se tomaran medidas drásticas en contra de estos cárteles terroristas que reinan en México; cárteles que además de inundar de pánico a nuestra sociedad, inundan también de estupefacientes nuestro amado Estados Unidos.

Sin más por el momento, le deseo la mejor de las suertes este próximo 4 de noviembre.

Atentamente,
Adrián LeBarón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí