Silencios

En este país, los jóvenes son la verdadera mayoría; su presencia es una de las mayores causas de esperanza que tiene México. Demográfica, económica y socialmente, su contribución en el camino de la construcción del país que requerimos en el futuro es fundamental. A los jóvenes se les han abierto espacios institucionales en la política, en el trabajo y por supuesto, en la educación superior. Además, juegan con una alianza no antes vista: ocupan de manera natural las redes sociales, teniendo abierta entonces una palestra antes inconcebible.

 

Sin embargo, el silencio de esta generación es lamentable. Salvo honrosas excepciones, los jóvenes que participan en la política hacen todo lo posible para parecerse a los modelos prehistóricos de la política mexicana. De hecho, algunos de los peores gobernadores y legisladores del país, perseguidos por la justicia, pertenecen a una generación de jóvenes que parecía esperanzadora.

 

Sumado a ello en el gobierno federal, salvo algunos secretarios, existió un cambio generacional a la inversa; no fueron los jóvenes quienes ganaron espacios, sino que los perdieron. Paralelamente, en el sector social y los partidos políticos, los jóvenes siguen ocupando el macabro lugar de carne de cañón preferida de quienes pretenden supuestamente abrirles espacio,

 

Y si bien existen casos de gente joven que está escalando protagonismo en la vida política, tal es el caso de algunos de los contendientes para la dirigencia de Morena o el caso de Pedro Kumamoto en Jalisco, cuyo partido político, Futuro, recién obtuvo su registro, la praxis de la política en México sigue estando dominada por las voces e ideas de antaño.

 

Pese a su participación y preferencia en la última elección, no existe hoy una reflexión generacional sobre temas fundamentales, situación por demás preocupante: no encuentro su visión sobre el futuro o el país en el que quieren vivir. No sabemos tampoco el papel que han decidido jugar; el silencio se comienza a convertir en cómplice de la narrativa más perversa que puede existir en una sociedad, que es no conocer el rumbo, no entender las circunstancias de los tiempos y, curiosamente, con toda la posibilidad de hacerlo, no mirar hacia afuera, hacia el mundo a ver qué está pasando.

 

Si lo hicieran se darían cuenta que los países con mayor crecimiento cuentan con jóvenes que han reclamado espacios en el mundo de la ciencia y el emprendimiento, del desarrollo tecnológico y claro, de la representación política, en donde sus agendas son punta de lanza y no comparsas de la mayoría que se niega a dejar sus espacios. Los silencios pueden tener muchas interpretaciones, pero sería inaceptable pensar que esta generación de jóvenes se ve a sí misma como irrelevante, o que quizás se encuentran reflexionando como si el curso del país fuera unánimemente diseñado y propuesto.

 

En este sentido, mención aparte merece el movimiento feminista, que en últimas fechas ha logrado sacudir la agenda nacional y que tiene entre sus filas a un nutrido grupo de mujeres jóvenes que están fungiendo como importantes agentes de cambio social. Hemos sido testigos de ello a lo largo de este año, en el que temas como la despenalización del aborto y la violencia de género se han convertido en tópicos usuales en la conversación pública. Toda esta lucha, cabe señalarlo, se he ejercido desde el ámbito civil.

 

Empero, los temas de trabajo, medio ambiente, movilidad, educación y tantos otros, que en el mundo son liderados por jóvenes, aquí parecieran no tener voz y en su lugar solo tenemos silencios. Ojalá, por el bien de México, que de repente escuchemos qué visión del futuro tienen, con qué sueñan, qué los mueve y cuál es su compromiso. Tengo mucha fe de escucharlos con claridad en los meses por venir.

 

Twitter: @jgarciabejos                                        Facebook: Javier García Bejos

Francisco Javier García Bejos, nació el 9 de noviembre de 1976 en la Ciudad de México. MBA para la Alta Dirección por la ESADE y licenciado en economía por el ITAM.  Cuenta con más de 25 años de experiencia en el sector público y privado, habiendo ocupado cargos como Subsecretario de la SEDESOL, Secretario del Trabajo en el Estado de México y Director General y Administrador Aeroportuario del Aeropuerto Internacional de Toluca. Apasionado del golf, el tenis y la lectura. Actualmente es socio fundador de CRG Consultores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí