El gobierno es rechazado

Las encuestas señalan que el gobierno del presidente López Obrador está mal valorado por la ciudadanía y que los negativos han ido creciendo.

Al llegar a su segundo informe, él se mantiene con un nivel de aceptación semejante al de sus antecesores en los primeros 21 meses de gestión.

Retomo la encuesta de Reforma (31.08.20) cuyos resultados son semejantes a otras que se han dado a conocer en estos días.

Salvo en educación – 43% la valora bien y el 32% mal -, la actuación del presidente está reprobada en todos los rubros. Las áreas que tienen los mayores negativos son el combate al crimen organizado y la economía.

En el primer caso el 49 % de la ciudadanía afirma que lo hace mal y solo el 26 % que lo hace bien. Y en el segundo el 49 % dice lo hace mal y solo el 28% bien.

La seguridad también no pasa la prueba. Para el 43 % las cosas se están haciendo mal y para el 31 % bien. En algunas regiones crece la mala valoración del tema.

En el combate a la pobreza el 42 % sostiene que lo hace mal y el 35 % bien. En el combate a la corrupción, tema emblemático del presidente y su gobierno, también sale reprobado y el 41 % dice que lo hace mal y el 36 % bien.

En el tema de la salud, pese a los resultados de la política para hacer frente a la pandemia, el 38 % la reprueba, pero el 37% la valora bien. El 66 % piensa que ésta no está bajo control y el 28 % que sí.

En estos meses de gobierno, la encuesta registra que la mayoría de la población no identifica mejoras en ninguno de los temas y sí que los problemas han aumentado o siguen iguales.

De manera particular sobre la situación económica del país 41 % piensa que ha empeorado, 36 % que sigue igual y solo 22 % que ha mejorado.

Y a la pregunta sobre la situación económica de usted y su familia el 49 % dice sigue igual, el 33 % ha empeorado y solo el 18 % que ha mejorado.

El 46 % ha dejado de recibir ingresos a partir de la pandemia, el 32 % ha visto que su salario se reduce y el 30 % perdió su empleo.

Ante esta situación el 56 % piensa que se deben frenar los proyectos de infraestructura que impulsa el presidente (Tren Maya y la Refinería Dos Bocas) y el 39 % que deben seguir.

Quienes dicen deben suspenderse piensan que esos recursos tendrían que utilizarse para enfrentar las dificultades económicas que ha producido la pandemia.

Sobre el caso Lozoya, que para el presidente es tan relevante, el 58 % considera que nadie de los posibles implicados irá a la cárcel y 28 % que sí.

Por ahora el presidente está mejor evaluado en su persona que en su forma de gobernar. Esto va a continuar en los próximos meses, pero en la medida que crezca el rechazo a la acción del gobierno tendrá necesariamente un impacto sobre su imagen.

 

Twitter: @RubenAguilar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí