Muchas personas creen o tienen una idea que las mujeres no les interesan los videojuegos y que nunca serán buenas jugando. Todo esto es falso pues cada día las mujeres se posición en los terrenos gamer, pero no todo es tan fácil de sentarse y jugar.

Al jugar se enfrentan contra el machismo, la cosificación y la discriminación por el simple hecho de ser mujer y jugar videojuegos, revelan los estudios de la empresa Rebold.

La empresa se dedicó a analizar más de dos mil Tuits en los primeros meses del año, relacionados con el rol de la mujer en los videojuegos. Descubriendo que el 40% de los mensajes, hacían referencia a la desigualdad que hay en torneos de videojuegos.

Y el 18% de los mensajes, hacía comentarios “machistas” dirigidos a las jugadoras; y el seis por ciento de la conversación, giraba en torno a temas como sexismo, viéndolas como una imagen visualmente atractiva para el público masculino o sólo como jugadores de soporte en una partida.