1 febrero, 2023 Español

Cadena Politica

Periódico Digital

La perspectiva de género es fundamental para contar historias en el cine: Karen Paola Telpalo Lozano

  • Karen Paola Telpalo Lozano enfatizó que el cine es reflejo y representación de la cultura, movimientos e ideologías de una sociedad y es aquí donde entran los estudios de género, ya que van a permitir cuestionar los roles y estereotipos de género y cómo es que las mujeres, los hombres, las infancias, adolescencias y problemáticas están representadas dentro de las películas.

El cine ha significado muchas cosas a lo largo de la historia, es resistencia, es responsabilidad, es narrativa, así como acción política; no es meramente solo entretenimiento por ello es necesario que las mujeres hablen, escriban, se representen y sean escuchadas para escribir de problemáticas que las atraviesan destacó la licenciada en comunicación Karen Paola Telpalo Lozano al impartir la charla “Mujeres en el cine: Luces, cámara y Acción” en la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx).

Acompañada de la directora General de Comunicación Universitaria, Ginarely Valencia Alcántara; del encargado de despacho de la dirección, Leoncio Raúl León Mondragón y de la alumna Itzi López García, Telpalo Lozano enfatizó que el cine es reflejo y representación de la cultura, movimientos e ideologías de una sociedad. Es aquí donde entran los estudios de género, ya que van a permitir cuestionar los roles y estereotipos de género y cómo es que las mujeres, los hombres, las infancias, adolescencias y problemáticas están representadas dentro de las películas, indicó.

“Es necesario entender que los temas que nos atañen a las mujeres también atraviesan a los hombres, sería errado pensar que todo lo que hagan directoras de cine es feminismo y todo lo que hacen los hombres es machismo” abundó.

Paola Telpalo destacó que desde la década de los setenta se ha cuestionado la forma en la que se representa a las mujeres en el cine a través del female gaze, el cual se refiere a la perspectiva de una directora, guionista o fotógrafa que trabajen en una cinta para diferenciarlo del punto de vista masculino. Además, de incluir personajes femeninos más complejos, con motivaciones propias e historias dignas.

“La perspectiva de género en el cine va a permitir representar la sensibilidad que hombres y mujeres tienen para contar sus historias que representen a los géneros sin estereotipos y de manera no sexualizada” explicó.

Ante la comunidad de la licenciatura en estudios cinematográficos, apuntó que los largometrajes cuentan con varios matices que van desde la narrativa, cómo está construida la historia a través de los planos, la luz, los colores, la fotografía, entre otros elementos, y cómo es que la ven los espectadores; sin embargo, depende del contexto en el que está situada, por ello es importante la responsabilidad que tienen las futuras generaciones de cineastas de la Autónoma mexiquense para llevar a cabo productos audiovisuales con una intención que reflejé las diversas realidades sociales y las temáticas que las y los atraviesan.

Finalmente, Telpalo Lozano destacó que el hecho de que una producción cuente en su mayoría con mujeres no significa que sea feminista, sino que debe de existir una amplia investigación y sensibilización de los temas que se desarrollan dentro del filme. Además, de las condiciones que se generen dentro de las áreas de trabajo y los sets para que las mujeres puedan conciliar su carrera profesional con su vida personal, especialmente en el caso de las mujeres que son madres y se encuentran en periodo de lactancia.

Por su parte, la directora General de Comunicación Universitaria, Ginarely Valencia Alcántara, mencionó que es importante visibilizar el papel de las mujeres en el cine porque si bien directoras, guionistas y productoras han ganado espacios, aun existe mayor visibilidad por parte de los hombres. Abundó que de acuerdo con el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) a 2018 se produjeron 186 películas de las cuales 47 fueron dirigidas por mujeres, es decir, una cuarta parte del total.