2 diciembre, 2022 Español

Cadena Politica

Periódico Digital

primera-cita

En una cita, ¿Quién debe pagar la cuenta?

En una cita es una de las preguntas más comunes, pero igual de compleja, incluso puede llegar a causar conflictos en pareja a largo plazo si las intenciones o acuerdos no son claros en un inicio.

Todo lo relacionado al amor y finanzas, no hay respuestas incorrectas, sino puntos de vista divididos, existen varios factores que influyen, desde el tema cultural hasta la percepción de ingresos de cada particular.

En México la cultura y sociedad presiona a que lo hombres deben cubrir los gastos completos de una cita, pero, cada vez es más común que en las parejas se dividan las cuentas a mitades.

Para muchos, esta es la manera más justa de resolver la pregunta de quién invita a quién a cenar. Sin embargo, no necesariamente es la única opción.

Para la especialista en finanzas personales, Valeria Arellano Delgado, la persona que invitó a la cita es quien debe pagar. De acuerdo con ella, es parte de su “inversión” para conquistar a la otra persona.

¿Qué se necesita para que las finanzas no acaben con el amor?

El universo de las relaciones en pareja sería mucho más fácil y llevadero si lo único que hubiera que definir es quién paga la cena. Pero no es así.

Cuando vives en pareja, o tienes un proyecto con otra persona, debes hablar de dinero. Prácticamente todas tus decisiones tienen una arista económica que impactan a la otra parte y, en ocasiones, a terceros.

Los hijos, la vivienda, el coche, la comida, ¿Cómo deberían repartirse los gastos si las dos personas en la relación trabajan? En caso que alguno de los dos se quede en casa, ¿tendrá un sueldo, puede tomar una parte del gasto por su labor no remunerada?

Si, por ejemplo, ambos trabajan: ¿Se van “mitad y mitad” o pagan una parte proporcional dependiendo sus ingresos? En cuanto descubras qué funciona en tu relación y hables eso con tu pareja, el tema financiero les permitirá fluir mejor.

Además, en caso de que uno de los dos no realice trabajos remunerados, entre ambos pueden ponerle valor a las actividades que tiene dentro de la relación. Por ejemplo: si se queda en casa, atiende a los hijos o cocina. Eso permite dimensionar las cargas de cada persona y reconocer las labores que no tienen un pago en el mercado laboral pero que son igual de importantes.


También te puede interesar: Gran Premio de México dejará una derrama de 251 mdp en hoteles de CDMX


Recibe las mejores noticias diariamente en tu celular. Sólo escribe la palabra “Cadena” a nuestro whatsapp y recibe las mejores actualizaciones de nuestro portal.

Click aquí