1 febrero, 2023 Español

Cadena Politica

Periódico Digital

Enrique Martínez y Morales columnista

El orgullo de ser mexicanos

Las adelitas en noviembre o los pastorcitos en diciembre son personajes representativos
de nuestra cultura, pero ninguno le discute la primacía a la catrina, símbolo de la
mexicanidad por excelencia.

Fusión perfecta entre la diosa precolombina de la muerte “Mictecacíhuatl”, la picardía
mexicana y la inventiva creativa de José Guadalupe Posada, la catrina se ha convertido en
un ícono de unidad nacional que traspasa fronteras y nos representa por todo el orbe.

Lejos de ser una fecha de duelo y de guardar, la efeméride del 2 de noviembre es motivo
de fiesta y de júbilo para los mexicanos. Cierto, a lo largo y ancho del país las
celebraciones varían ampliamente en formas y estilos, pero no en pasión y entusiasmo.

Los cementerios suelen ser un hervidero de gente que no sufre, sino festeja, entre una
algarabía de colores, olores y sabores. Visitamos los panteones no para recordar a
nuestros seres queridos que se nos adelantaron, a ellos los llevamos en el corazón, sino
para ser partícipes de la fiesta de los muertos.

En las casas y oficinas los altares se componen de petates con pozole, mole, enchiladas,
sopes, tequila y tabaco, al gusto del difunto. No falta, por supuesto, el rico “pan de
muerto” en abundancia, esa adaptación colonizadora a las hogazas producidas por la
cocción de harina de amaranto remojada con la sangre de los sacrificios humanos que
acostumbraban a realizar las tribus guerreras mesoamericanas.

A un lado, siempre la veladora prendida que junto a la vereda de flores de cempaxúchitl
alumbra el camino del alma del ser querido hacia el Mictlán mexica, el Paraíso Católico o
ambos. Más que un homenaje a la muerte es una celebración de la vida.

Los mexicanos somos un pueblo valiente, que en lugar de alejar a la muerte de nuestras
vidas la incluimos, la celebramos, la desafiamos y la hacemos partícipe de nuestra cultura
y nuestra alegría. Es un pilar básico de nuestra identidad.

Protejamos nuestras fiestas del embate cultural extranjero. Sigamos cultivando en
nuestros hijos el amor a México a través de nuestras hermosas y ancestrales tradiciones.
Al final de cuentas es lo que nos distingue como pueblo y nos une como mexicanos.
¡Feliz día de muertos!