3 febrero, 2023 Español

Cadena Politica

Periódico Digital

Deforestación: Un grave problema para el mundo en 2023

Para este año la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hizo enfasis en la deforestación mundial como uno de los problemas más graves que sufren los ecosistemas de la Tierra.

La deforestación se refiere a la tala de un bosque, eliminándolo por completo, para dar espacio a algo más en su lugar. La principal causa de la deforestación es la agricultura insostenible e ilegal, que da pie a cultivos comerciales como el aceite de palma y el caucho

Detener la deforestación y la degradación de los bosques es un objetivo vital este 2023 para la supervivencia de los ecosistemas. Además, es muy urgente mantener una buena salud de los bosques, ya que nos ayudan a reducir el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera.

El último informe del Programa ONU-REDD, el Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA-CMVC) y la iniciativa Green Gigaton Challenge (GGC, «desafío de la gigatonelada verde»), la agricultura, la deforestación mundial y otros cambios en el uso de la tierra son los responsables del 25% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI).

El informe indica que no estamos siguiendo el camino correcto para lograr el objetivo de invertir y poner fin a la deforestación para el año 2030. Se trata de un propósito fundamental que nos permitirá cumplir el objetivo del Acuerdo de París de limitar la temperatura mundial a 1,5°C.

¿Por qué son importantes los bosques para el medio ambiente?

Los bosques son ecosistemas forestales que nos brindan diversos servicios a la población mundial. Apoyan el equilibrio del ciclo del agua, además de contribuir enormemente a la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático.

Además, cumplen una función sumamente importante para los seres humanos que habitamos el planeta. Procesan el carbono y lo convierten de nuevo en oxígeno, limpiando el aire para que podamos volver a respirarlo. Son sumideros de carbono, depósitos naturales que absorben el carbono de la atmósfera.


No olvides: Estos son los ‘puentes’ y días feriados que tendrán los trabajadores en 2023


Los lugares llenos de cobertura vegetal de las áreas silvestres cercanas las ciudades procesan los gases contaminantes que generan las áreas urbanas,  transformándolos nuevamente en oxígeno que se puede respirar.

Las áreas protegidas son una muestra representativa de los bosques a nivel mundial. La conservación y el uso sostenible de los bosques es fundamental para asegurar que la Tierra sea rica en biodiversidad.

La deforestación en América

La Amazonía, pulmón vegetal de la Tierra, es la mayor región de bosque tropical del planeta. Brasil es el país de América Latina que alberga la mayor parte de la selva amazónica, la cual está compartida por nueve países:

  1. Brasil: 4.245.278 km2 (63,7%), es el área más extensa.
  2. Perú: 661.331 km2 (9,9%)
  3. Colombia: 450.485 km2 (6,7%)
  4. Venezuela: 417.986 km2 (6,3%)
  5. Bolivia: 355.730 km2 (5,3%)
  6. Guyana: 214.969 km2 (3,2%)
  7. Surinam: 163.820 km2 (2,5%)
  8. Guayana Francesa: 90.000 km2 (1,3%)
  9. Ecuador: 70.000 km2 (1,1%)

La deforestación y la degradación forestal es una grave amenaza, un problema crónico que lleva afectando a la Amazonía desde hace varios años. Desde el año 1970, solo en el país brasileño, se ha perdido una superficie forestal más grande que varios países europeos. Entre el año 2020 y 2021, Brasil perdió 8.712 Km2 de selva amazónica, el segundo peor dato registrado en los últimos 13 años.

Deforestación en México

La pérdida de bosques y selvas debido al impacto de actividades humanas o causas naturales, lo que conocemos como deforestación, está poniendo en situación de emergencia a muchos ecosistemas en todo el planeta.

México ocupa uno de los primeros lugares en tasas de deforestación en el mundo. Existen diversas estimaciones sobre las tasas de deforestación a nivel nacional.

De acuerdo con el informe “Estimación de la tasa de deforestación bruta en México para el pedido 2001-2018 mediante el método de muestreo” de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), para 2018 se estimaba una tasa anual de deforestación de 166 mil 337 hectáreas. Esto representa más del doble que 17 años atrás, cuando se estimaba una tasa total de 79 mil 677 hectáreas deforestadas. El año de mayor deforestación en México fue 2016 con una tasa de 350 mil 298 hectáreas deforestadas.

Las principales causas de la deforestación en México son, en este orden, el incremento de la frontera agrícola y ganadera; la tala ilegal junto y los incendios forestales; la expansión de áreas urbanas e industriales; las plagas y enfermedades de los árboles.

Algunas causas indirectas de la deforestación son la demográfica en lugares donde existen áreas forestales y son pobladas por grupos migrantes; bajos costos de la tierra, mano de obra, combustible o madera; incremento en el precio de los cultivos; políticas que promueven la deforestación; falta de planeación integral sobre el manejo del territorio que conlleva subsidios gubernamentales para el desarrollo de actividades pecuarias, frutícolas o energéticas en áreas con vocación forestal; incremento en la tecnología agrícola que fomenta la rentabilidad en la agricultura y puede llevar al crecimiento de esta actividad; y falta de interés público por la conservación forestal. Esto de acuerdo con datos de la Conafor.

¿Cuáles son las causas de la deforestación a nivel mundial?

Las principales causas de la deforestación a nivel mundial, se encuentran los incendios forestales, ya sean intencionales, naturales o por descuido humano, y las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI).

Durante el 2022 se quemaron en la Unión Europea (UE) 786.000 hectáreas forestales, de las cuales el 39% corresponde a España, liberando a la atmósfera 28 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2).

La ONU plantea un rol muy importante de los bosques para mitigar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C. Si se eliminan las emisiones de la deforestación, se podrían reducir las emisiones netas mundiales hasta en un 30%.