Niño se seis año, antes de ser asesinado por su padres en Inglaterra, gritó “nadie me quiere”.

El audio del pequeño Arthur se reprodujo en el Tribunal de la Corona de Coventry, junto con un video que mostraba al niño luchando por mover su edredón y su almohada después de ser obligado a dormir en la sala de estar por quinto día consecutivo.

Los responsables de su muerte, fueron sus padres de nombres Thomas Hughes, de 29 años, y Emma Tustin, de 32, en su casa en Solihull, West Midlands, en junio pasado.

 También puedes leer Uno más! Messi gana su séptimo Balón de Oro

El niño sufrió una lesión cerebral mortal después de ser sometido a una campaña de crueldad que equivalía a la “definición médica de tortura infantil”, según escuchó el tribunal.

Arthur fue envenenado con sal, privado de comer y obligado a permanecer de pie durante 14 horas al día antes de su muerte, se les informó a los miembros del jurado.

El menor murió cuando Tustin le golpeó la cabeza “repetidamente contra una superficie dura”, se alega.

En grabaciones de audio publicadas junto con el video por la policía de West Midlands, se escucha a Arthur llorar “nadie me quiere” y “nadie me va a alimentar”.

Sin embargo Hughes y Tustin niegan haber asesinado a Arthur, así como varios cargos de crueldad infantil.

El tío de Arthur, Blake Hughes, dijo a la corte el mes pasado que el pequeño rompió a llorar después de afirmar que Tustin lo había empujado contra una pared y lo había calificado de “feo”.