Autoridades de Columbia Británica, anunciaron el viernes restricciones al acceso al combustible en las áreas que se hallan bajo agua debido a dificultades de suministro.

Las fuertes lluvias azotaron el suroeste de la Columbia Británica el domingo y el lunes, provocando deslizamientos de tierra e inundaciones que destruyeron carreteras e infraestructura.

Cabe mencionar que el oleoducto Trans Mountain fue cerrado temporalmente.

También puedes leer México, USA y Canadá acuerdan una América del Norte más próspera

“Pedimos a la gente que limite el consumo de combustible y los viajes en vehículo en este momento”, dijo Mike Farnworth

Las medidas tomadas ayudarán a mantener “el tráfico comercial y estabilizar las cadenas de suministro” y a los evacuados regresar a casa, informaron las autoridades.

“pedimos a las personas que no viajen a zonas gravemente afectadas, por su propia seguridad pero también para asegurarnos de que el combustible que tenemos sea destinado a los servicios que la gente necesita”, agregaron.

Las autoridades informaron que todavía había cuatro personas desaparecidas en el área de Pemberton, donde los trabajadores humanitarios encontraron el cuerpo de una mujer a principios de esta semana.

El ejercito esta ayudando  a desbloquear las rutas en varias zonas de la provincia así como a construir un nuevo dique en Abbotsford.

Abbotsford es una ciudad en parte inundada y donde se temen fuertes lluvias la próxima semana.

Esta región de la costa del Pacífico canadiense ha sufrido repetidos desastres naturales, como un episodio de calor muy intenso a finales de junio.