La grieta de Silfra, se encuentra al fondo del mar de Islandia donde las placas tectónicas están rompiendo dos continentes, América y Europa.

Nuestro planeta ha ido cambiando a lo largo de los años, así como la configuración de los continentes.

Algunos estudios han demostrado que al principio de los años existió una masa de tierra gigante, la última de éstas se conoce como Pangea.

Pangea

Los movimientos de las placas tectónicas han modificado esta distribución entre el mar y los pedazos de sedimento firme.

Consecuencia de ello es la Grieta de Silfra, que se encuentra al fondo del mar en Islandia,enlace geológico entre América y Europa.

Esta grieta es una fisura en Islandia, en donde las placas tectónicas de América y Eurasia están unidas desde hace cientos de millones de años.

La Grieta de Silfra es resultado de millones de años de evolución geológica.

Fisura de Silfra

Están impresos los movimientos y cambios que las masas continentales han sufrido a lo largo de milenios. Se estima que, cada año, las placas tectónicas de América y Eurasia se separen 2 centímetros.

Actualmente es posible visitar este espacio en Islandia, quienes se sumergen a las profundidades del mar se dan cuenta de que ambas masas continentales están unidas.

Están tan cerca la una de la otra, que con una mano se puede tocar América al tiempo que, con la otra, se toca Europa.

Te puede interesar Cadena Verde – Medio ambiente y la digitalización: El impulso de la sostenibilidad