Rusia cierra sus actividades públicas por Covvid-19, al igual que otras seis entidades federales de este país.

Esto comenzó esta semana con una realidad que se creía ya superada, el completo cierre de toda actividad pública por la emergencia.

Para los rusos cae como balde de agua fría con más de mil fallecidos cada día.

Este obligado retorno será al menos por nueve días, la situación es realmente grave, aún queda mucho para alcanzar un 80 por ciento de la población vacunada.

En Rusia sigue el aumento de contagios y vacunación, tardará al menos cinco años  para llegar a un cierto equilibrio que neutralice los efectos de la pandemia, en opinión del experto Andrei Lomonosov.

Datos oficiales revelan que  los rusos vacunados en relación con el total de habitantes llegan apenas a 33 por ciento de la población.

La falta de infraestructura para producir las cantidades prometidas y los problemas para que sus vacunas se fabriquen en otros países.

Su vacuna más promovida en el exterior, la Sputnik V, puede ser igual o mejor que cualquier otra elaborada en otro país.

Quienes han recibido el esquema completo pueden sentirse realmente protegidos, la enfermedad casi siempre transcurre rápido y sin complicaciones.

La Sputnik Light de refuerzo, es eso: una recomendable tercera inyección después de seis meses de estar inmunizados con Sputnik V.

Si te interesa puedes ver está noticia Sputnik V se aprobaría antes de acabar el año

Muchos rusos no quieren vacunarse cuando saben que cualquier persona que tenga previsto asistir a una reunión o acto público con su presidente, Vladimir Putin.