Atentado contra un autobús militar en Damasco y un bombardeo al noroeste Siria dejo 27 muertos este miércoles.

Colocaron dos bombas en el autobús explotaron cuando el vehículo pasaba cerca de un puente en el centro de la capital.

Murieron 14 de sus ocupantes y al menos tres resultaron heridos, indicó la agencia de noticias oficial SANA.

El observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), ONG que cuenta con una vasta red de fuentes de información en Siria, todos los muertos eran soldados.

Una hora más tarde las fuerzas gubernamentales bombardearon la provincia de Idlib, último feudo yihadista y rebelde en el noroeste del país.

Imágenes publicadas por la agencia siria mostraban a socorristas inspeccionando el vehículo prácticamente calcinado, en un área generalmente muy frecuentada del centro de Damasco.

La guerra en Siria ha disminuido su intensidad en los últimos años.

Empleado de una verdulería del barrio, dijo “Hacía tiempo que no habíamos visto incidentes así, pensábamos que esto se había terminado”.

Este ataque ha sido el más  mortífero en Damasco desde un atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra el Palacio de Justicia en marzo de 2017, que dejó unas 30 víctimas mortales.

Damasco no ha resultado tan golpeada como otras zonas del país, sobre todo desde que militares y milicias aliadas conquistaron el último bastión rebelde cerca de la capital, en 2018.