Una banda haitiana que secuestró a un grupo de misioneros estadunidenses y canadienses está pidiendo 17 millones de dólares para liberarlos.

Así lo informó el Wall Street Journal, citando a un funcionario haitiano.

El ministro de Justicia, Liszt Quitel, dijo que el FBI y la policía haitiana están en contacto con los secuestradores y buscan la liberación de los misioneros secuestrados el fin de semana en las afueras de la capital.

El grupo de 16 estadunidenses y un canadiense incluye seis mujeres y cinco niños.

Los secuestros se han vuelto más frecuentes en Haití en medio de una creciente crisis política y económica.

Al menos 628 incidentes sólo en los primeros nueve meses de 2021, según un informe del Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos (CARDH).

Los haitianos organizaron el lunes una huelga nacional para protestar contra la delincuencia de las bandas y los secuestros, que han aumentado durante años y se han agravado desde el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio.

Los misioneros secuestrados el fin de semana en las afueras de la capital, Puerto Príncipe, por una banda llamada 400 Mawozo, informó el diario.

Un hombre que decía ser el líder de la pandilla le dijo a una estación de radio que era responsable del secuestro de cinco sacerdotes.
El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, dijo que el aumento de la violencia de las pandillas ha afectado los esfuerzos de ayuda en Haití.
 La situación se complica aún más por una escasez de combustible muy grave y la reducción de la oferta de bienes”.