La apertura del Parque de la Ciencia Fundadores en la capital mexiquense ha generado el desplazamiento y la reubicación de los comerciantes ambulantes de la zona, lo que no solo ha afectado a algunos locatarios y vecinos.

Los vendedores independientes han sido acosados por los verificadores para retirarlos de la zona.

Con la finalidad de mantener el orden y para “no afectar la imagen” de la nueva atracción de la ciudad.

Sin embargo los ambulantes que pertenecen a alguna organización, han sido reubicados en calles cercanas.

Vendedores de papas, huaraches y tacos, afiliados a la Confederación Nacional de Asociaciones Sociales y Comerciales (Conasoc) se instalaron en la calle España.