Con la iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica propuesta por el Ejecutivo Federal, el Estado mexicano retomará el control del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) será quien lo opere, cancelando los contratos vigentes, pero sin expropiar la inversión privada, afirmó el director general de la empresa, Manuel Bartlett Díaz.

En rueda de prensa explicó que “no es una aberración” que el Estado tenga que ser el responsable del sector eléctrico, ya que el sistema actual es insostenible porque “es un atraco al país”.

Bartlett Díaz destacó que la mayoría de las generadoras de electricidad en el mundo son públicas, tan como en Estados Unidos, por lo cual “no es una aberración” ni se recure a un “estatismo terrible”, es necesario vigilar los intereses públicos y no los privados.

 Manuel Barlet menciono que los contratos y permisos actuales se van a cancelar, sin que se vaya a indemnizar a las empresas, ya que se establecerá un esquema mixto favorable para el sector privado, que se quede con el 46 por ciento del mercado de generación y el 54 por ciento restante estará a cargo de la CFE.

Recalco que Estado tiene que vigilar la generación, transmisión y distribución eléctrica a través de la CFE, con el cual se obligará a mantener las tarifas eléctricas por debajo de la inflación.