Los riñones son los encargados de eliminar desechos y el exceso de líquido del cuerpo, también eliminan el ácido que producen las células del cuerpo y mantienen un equilibrio saludable de agua, sales y minerales en la sangre.

Entre otras funciones, los riñones ayudan a producir hormonas para crear glóbulos rojos, controlar la presión arterial o mantener el buen estado de los huesos.

Así como los riñones juegan una función muy importante en el cuerpo, también se pueden enfermar hasta llegar a la insuficiencia renal aguda, situación que se da cuando estos órganos pierden la capacidad de filtrar los desechos de la sangre.

Es importante señalar que la insificiencia renal aguda se producir cuando se tiene una enfermedad que reduce el flujo normal de circulación de sangre hacia los riñones, experimenta una lesión directa en los riñones o los uréteres de los riñones se obstruyen y los deshechos no pueden eliminarse del cuerpo a través de la orina.

Estos son los signos y síntomas, la disminución del volumen de orina excretado, retención de líquido, que causa hinchazón en las piernas, los tobillos o los pies; fatiga, náuseas, debilidad, ritmo cardiaco irregular, entre otros. No obstante, la insuficiencia renal aguda podría no presentar síntomas y solo se detecta a través de pruebas de laboratorio.