Por: De Reporteros

“Caminaré en presencia del señor, amo al señor”, dice la letra de una canción que fue interpretada frente al féretro de la joven Ana Karen, durante la misa de cuerpo presente, que se realizó en su casa. Sentida letra que se cantó en el hogar que la vio crecer y que este día la despidió así, antes de ser llevada a donde su cuerpo descansará eternamente.
Así ocurrió el colofón de su vida que, corta pero llena de vivencias y que terminó cuando una corriente de agua de lluvia se la llevó varios kilómetros, el pasado fin de semana.
Hoy, cuando los teléfonos celulares pueden documentar cualquier suceso, testigos grabaron el momento en que ella y su novio Dennis eran arrastrados por una fuerte corriente de lluvia, y que no obstante viajar en una moto más o menos pesada, la fuerza del agua la condujo a un tobogán de muerte.
Según se sabe, por declaración del novio, viajaban en la motoneta cuando un aguacero los sorprendió y a pesar que él habría podido detenerse para guarecerse de la lluvia, ella dijo: “No, porque me van a regañar”.
Con esta frase se mantuvieron en el camino, hasta que la fuerza del agua los derribó, llevándose a la pareja y la moto.
Él pudo aferrarse a un árbol, en avenida La Presa y San José, de San Juan Ixhuatepec, mientras ella y la motoneta eran arrastrados; incluso éste gritaba preguntando por ella y quienes lo escuchaban le pedían no soltarse, porque ella tendría ayuda más delante.
Pero, él fue rescatado, llevado a un hospital y atendido, mientras que ella desapareció en este torrente de basura, lodo y desechos.
Luego que pasó el aguacero, la familia recorrió kilómetros de desagües, canales y zonas donde pudiera estar, sin hallar ni rastro, sólo la motoneta que se quedó atorada entre ramas y basura.
Eran horas vitales, decía la familia que no detuvo su búsqueda, hasta que tuvieron noticias: Un cuerpo había sido hallado a unos 70 kilómetros, en las aguas de la presa Endhó, en los límites con el estado de Hidalgo.
La familia, cansada por la búsqueda y destrozada por la noticia, tuvo que reconocer el cuerpo en el Ministerio Público de Tula y reclamarlo para darle sepultura.
Así terminó la vida de esta joven llena de proyectos, youtuber en ciernes, amante de la vida y con planes para ser médico, pues estaba a punto de entrar a la universidad.
El orgullo de la familia, como hija única, que hoy partió al lado del señor.
El cariño de amigos, familiares y vecinos no se hizo esperar, desde el primer momento que se enteraron se sumaron a la búsqueda, en vehículos y a pie recorrieron amplia zona en un intento por hallarla con vida.
Hoy esa misma solidaridad se convirtió en compañía, cuando tristes pero fraternales velaron el cuerpo de Ana Karen, que fue depositado en albo ataúd; blanco, signo de pureza.
Éste fue colocado en una parte de su humilde vivienda, esa que sus padres hicieron poco a poco y con mucho esfuerzo para darle a Karen lo necesario para ser feliz.
Hoy, el señor ha querido que la historia tome otro rumbo y la ha llamado a su lado, por lo cual amigos oran para que su madre y padre hallen la resignación a tan fuerte dolor, mientras ella, que ha ido a la luz, seguro canta como dice la canción, en presencia del Señor.

Velan y llevan al camposanto el cuerpo de Ana Karen, luego que fue arrastrada por la lluvia