Debido al comportamiento que presentaron los aficionados de ese país durante la final del Campeonato Europeo en el estadio Wembley, la UEFA abrió un procedimiento, por la posible violación al Artículo 16(2)(h) del Reglamento Disciplinario de la UEFA ante la falta de orden y el mal comportamiento por parte de los seguidores”.

Y es que aficionados sin boleto rebasaron las barreras de seguridad y los torniquetes para ingresar a la primera final de un torneo relevante para Inglaterra en 55 años, el defensa inglés, Harry Mcguire declaró que el mes pasado su padre sufrió lesiones en las costillas durante “la estampida”.

En un comunicado la UEFA dijo que “El caso será tratado por el Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA (CEDB) a su debido tiempo. Por otra parte, y de acuerdo con el artículo 31(4) del RD, se ha designado a un Inspector de Ética y Disciplina de la UEFA para que lleve a cabo una investigación disciplinaria sobre los hechos en los que se vieron implicados los hinchas y que ocurrieron dentro y en los alrededores del estadio”.