A pesar de que a la Selección Mexicana le dolió perder la semifinal olímpica y la posibilidad de luchar por la medalla de oro, hubo un par de jugadores que no se notaron tan afectados, hasta se dieron tiempo para esperar cerca de 15 minutos a un futbolista brasileño y pedirle una fotografía con él.

Sebastián Córdova y Jorge Sánchez escondidos detrás de una columna, aguardaron a que el veterano defensa saliera y fue entonces que le solicitaron posar para la fotografía.