• Las teorías de su existencia todavía se discuten.

Las pirámides son una de las construcciones más misteriosas a las que el ser humano actual ha de enfrentarse para poder conocer a los que le precedieron. Desde Egipto hasta México, son muchas las culturas del mundo que, en principio, jamás tuvieron ninguna relación entre sí y sin embargo decidieron edificar estos portentos arquitectónicos.

La pirámide de Samoa, en la Polinesia, está construida con piedras de basalto y tiene una altura de, aproximadamente, 12 metros en el borde sur y siete en el norte. Las excavaciones han revelado que probablemente se construyó en algún momento entre los años 1100 y 1400 y que dejó de usarse, por motivos desconocidos, entre 1700 y 1800. Sin embargo, no se sabe si la pirámide fue erigida para ritos ceremoniales o si, por el contrario, se usaba para un deporte como la caza de palomas.

Mediante escaneo aéreo se han descubierto recientemente más de 80 montículos estelares, ubicados algunas en terrenos de difícil acceso. Además, un nuevo mapeo láser ha descubierto una enorme red de ruinas bajo la base, lo que indicaría que hay un asentamiento entero enterrado.

Los montículos estelares también forman parte de la isla, son estructuras con cinco u ocho brazos que los habitantes, hasta hace poco, desconocían.