Durante una entrevista, Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano, reconoció que los uniformes y artículos que la Selección Mexicana de Softbol tiró a la basura en Tokio 2020 pudieron ser donados pese a la emergencia sanitaria de Covid-19.

“En estos Juegos Olímpicos hubo la posibilidad de donar los uniformes. Siempre hubo posibilidades en ediciones pasadas. No fue la excepción en Tokyo y este proceso es bastante accesible para los atletas. La donación de estos uniformes tiene como destino final que los utilicen personas de bajos recursos”, declaró Padilla.

Playeras, manoplas, tenis, chamarras y otros artículos que utilizó la Selección Mexicana de Softbol fueron encontrados en bolsas de basura por las boxeadoras mexicanas Esmeralda Falcón y Brianda Cruz, quienes las fotografiaron y subieron las imágenes a sus redes sociales el jueves por la madrugada, tiempo de México.

En un inicio, Cruz Rolando Guerrero, presidente de la Federación Mexicana de Softbol, justificó a las peloteras diciendo que dejaron los uniformes para evitar que les causara un sobre equipaje, cuando tomaran su vuelo de regreso.

Sin embargo, Carlos Padilla respondió que :

“El Comité Olímpico Mexicano siempre ha pagado cualquier costo de sobre equipaje en los Juegos Olímpicos. Se le puede preguntar a cualquiera. Si nos hubieran dicho (que tenían sobre equipaje) lo hubiéramos pagado, pero no fue así. También estaba la opción del avión presidencial (para regresar el equipaje de Tokio a Ciudad de México). No es válida esa justificación”.