Morena pidió volver a tipificar como delito la venta de alcohol a menores de edad y sancionarla con 8 años de cárcel, porque haberla pasado como falta administrativa durante el sexenio de Eruviel Ávila no inhibió el consumo sino por el contrario aumentó y con ello los accidentes viales, la violencia y los problemas de salud.

En comisiones de Procuración y Administración de Justicia se dio lectura a la propuesta del diputado Gabriel Gutiérrez Cureño, quien advirtió que es necesario enfrentar la realidad y tratar de inhibir el consumo de alcohol en personas menores de 15 años, porque actualmente 60 por ciento ya probó bebidas embriagantes, debido a que es muy fácil conseguirlas.

La 59 Legislatura, con una mayoría priísta, dijo, se despenalizó la venta de alcohol a menores dejándola como una falta administrativa, igual que la venta sin licencia, pero eso dejó en riesgo a por lo menos 5 millones de mexiquenses.

“Datos de la Defensa Nacional revelan que es necesario garantizar la protección a los menores y promover la cero tolerancia, por lo cual esta conducta debe ser punible y castigada por la sociedad, no sancionar sólo a los establecimientos comerciales, sino proteger a los menores”, abundó.

La iniciativa reforma el artículo 204, del Código Penal del Estado de México, y establece sanciones penales a quien venda y, o suministre bebidas alcohólicas a menores de edad, ya sea en envases cerrados, abiertos o para consumo por copeo.

Además, a quien permita directa o indirectamente el acceso a personas menores de edad a establecimientos dedicados a la venta de bebidas alcohólicas como discotecas, bares, cantinas, pulquerías, centros nocturnos, centros de espectáculos, billares, centros de venta de cervezas o similares, se le aplicará de tres años a ocho años de prisión y de cien a ocho cientos días multa.