• Buscarán fungir como un control presupuestal, a pesar de que no cuentan con la mayoría absoluta.

A poco tiempo de las pasadas elecciones del 6 de junio, las dirigencias nacionales de la coalición Va por México (PAN, PRI y PRD); así como aquellos que se perfilan para ser sus futuros coordinadores parlamentarios, definieron una estrategia para contener las “barbaridades”, “ocurrencias” o “puntadas” del presidente Andrés Manuel López Obrador en el pleno de la 65 Legislatura de la Cámara de Diputados.

Los líderes nacionales del PAN, PRI y del PRD; así como los diputados Jorge Romero (PAN), Rubén Moreira (PRI) y Luis Cházaro (PRD) han tenido, por lo menos, 20 reuniones en las cuales han acordado la siguiente agenda en común: la defensa de todos los órganos constitucionalmente autónomos para impedir su desaparición; de la Constitución, y de la democracia y el federalismo.

En entrevistas por separado, los tres diputados federales informaron que en los próximos días cada fracción parlamentaria tendrá sus propias reuniones plenarias, y para mediados o finales de agosto, previo al arranque de la 65 Legislatura, habrá un cónclave con las tres bancadas parlamentarias donde se presentará la agenda conjunta del bloque Va por México.

El diputado federal reelecto y coordinador de la agenda legislativa del PAN, Jorge Romero, adelantó que Va por México se va a mantener como coalición parlamentaria, pero precisó que esto no significa una fusión de las agendas propias, pues cada grupo tendrá sus temas e incluso habrá situaciones en las que no haya coincidencias, pero en lo que sí irán juntos será en ser un control constitucional, defensa de los órganos autónomos y serán un control en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).