El Departamento de Estado de Estados Unidos ofrecerá recompensas de hasta 10 millones de dólares por información que conduzca a la identificación de cualquier persona involucrada en actividades cibernéticas maliciosas autorizadas por un estado extranjero, incluidos ataques de ransomware, contra la infraestructura crítica de EU.

Así mismo, la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro trabajará con bancos, empresas de tecnología y otros en mejores esfuerzos contra el lavado de dinero para las criptomonedas y un rastreo más rápido de los ingresos del ransomware, que se pagan en moneda virtual.

Los funcionarios esperan incautar más pagos de extorsión en casos de ransomware, como lo hizo el FBI al recuperar la mayor parte del rescate de 4.4 millones de dólares pagado por Colonial Pipeline en mayo.

La Casa Blanca actualizó a los legisladores el miércoles sobre la respuesta de la administración a la reciente ola de ataques de ransomware de alto perfil, una amenaza que ha considerado una prioridad de seguridad nacional.