La Comisión Mexicana de Derechos Humanos, las Juventudes de la Organización Demócrata Cristiana de América y simpatizantes del derechista Partido Acción Nacional tenían planeado un evento frente a la embajada de Cuba en México, pero los funcionarios impidieron su realización.

Desde el domingo la embajada cubana ha sido  escenario de protestas, cuando miles de cubanos protestaron en la isla contra el Gobierno al grito de “¡libertad!”, en una jornada inédita que terminó con cientos de detenidos y enfrentamientos azuzados por Díaz-Canel.

Sin embargo estas protestas han confrontado a los mexicanos, quienes se dividen entre apoyar a los disidentes cubanos o respaldar la posición del presidente, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha pedido el fin del embargo de Estados Unidos y ha rechazado el “intervencionismo extranjero”.