El día martes funcionarios de salud de Irak dieron a conocer que el número de muertes a causa del incendio fue de 92 personas, sin embargo el personal médico esta siendo acusado de negligencia médica.

Las investigaciones arrojan que el incendio comenzó cuando las chispas de un cableado defectuoso se propagaron a un tanque de oxígeno que luego explotó, así lo reportaron las autoridades policiales y de defensa civil.

Cabe mencionar que es la segunda tragedia de ese tipo en Irak en tres meses, en abril, una explosión similar en un hospital Covid-19 de Bagdad dejó al menos 82 muertos y 110 heridos.

Así mismo el jefe de la semioficial Comisión de Derechos Humanos de Irak dijo que la explosión del lunes mostró cuán ineficaces eran las medidas de seguridad en un sistema de salud paralizado por la guerra y las sanciones.