¿Alguna vez te has preguntado por qué los perros siempre orinan justamente en los neumáticos?

Es bien sabido que los perros comúnmente orinan ciertos lugares para marcar su territorio, sin embargo, algunas teorías científicas apuntan a que esta no es la única razón por la cual los caninos deciden orinar las llantas de un automóvil.

La teoría más convincente tiene que ver con la química, pues se dice que al estar en uso un automóvil, los neumáticos se calientan y al estacionarlo tardan algunos minutos para que se enfríen. Científicos han determinado que el hule o la goma de las llantas al ser 100 por ciento sintéticos emanan una sustancia química, que al viajar por las fosas nasales de un perro que pasa caminando por la calle, le activa la corteza frontal del cerebro, encargada de la orina y este dispara sus ganas de ir al baño.