López Obrador posicionó a Monreal

Por: Héctor Moctezuma De León / Relevante MX

Aunque muchos se fueron con la finta y pensaron que al no mencionarlo en la lista de posibles sucesores, lo que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador fue posicionar a Ricardo Monreal, aunque esto no quiere decir que es su gallo para el 2024 porque si alguien sabe de jugadas, de maniobras es el inquilino de Palacio Nacional.

El nombre del coordinador de los senadores de Morena y líder absoluto en la Cámara de Senadores está en todos los medios y se menciona en todas las charlas de café, desayunos o comidas políticas y no precisamente por una tragedia o un fracaso electoral como son los casos de Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum.

Monreal ahora tiene una mejor posición para negociar rumbo al 2024 y en caso de no ganar la candidatura de Morena, tiene para optar por lo que más le convenga, lo mismo aceptar la candidatura de una alianza de partidos o simplemente ser el hombre más influyente en la próxima administración, podría ser desde la Secretaría de Gobernación o desde cualquier otra posición.

Con Andrés Manuel no hay que confiarse mucho, él dice que no aspira a la reelección, pero si no aspirara no inventaría, como lo hizo este miércoles, que tiene una encuesta que lo coloca como el mejor presidente del Mundo.

López Obrador asegura que no se va a reelegir. ¿Usted le cree? Yo tampoco. El tabasqueño tiene como termómetro para definir su futuro la revocación, o no, de su mandato del próximo año. De alcanzar una buena aceptación a su gestión, seguramente asumirá una actitud diferente y buscará la reelección. No lo duden.

Cuando el hoy presidente era el jefe del entonces Gobierno del Distrito Federal, siempre dijo que lo dieran por muerto en relación a su candidatura presidencial por el PRD, partido en el que militó y por el que participó para la grande en dos elecciones, 2006 y 2012. Sobre su posible reelección lo mismo dijeron Chávez en Venezuela, Musolinni en Italia, Juárez y Porfirio Díaz en México, Ortega en Nicaragua y Correa en Ecuador, aunque, éste no tuvo éxito.

Lo cierto es que López Obrador abrió la sucesión presidencial y de aquí en adelante, el tema de los políticos será la elección del próximo Presidente de la República para la cual el presidente en turno siempre manda señales que no siempre son sobre las decisiones que va a tomar al respecto. Quien conozca la historia política del país en los años cincuenta debe tener presente aquellas fintas que hizo el veracruzano Adolfo Ruíz Cortines con Gilberto Flores Muñoz, muchos se fueron con ellas.


Mientras que en la zona conurbada con la Ciudad de México los habitantes de los municipios mexiquenses sufren por las inundaciones producto de las lluvias intensas que han azotado los últimos días, desalojan hospitales inundados, el gobernador Alfredo del Mazo, presume la Tarjeta Rosa. El arroyo Chico que pasa por La Hacienda de Echegaray y desemboca en el Río de los Remedios está a punto de desbordarse, pero el gobernador ni en cuenta. Al presidente López Obrador lo cuestionaron porque no asistió a la zona del desplome del tramo elevado de la Línea 12 del Metro y el señorito Del Mazo ni siquiera está enterado de lo que sucede en Atizapán, Tlalnepantla y Naucalpan.

 

López Obrador posicionó a Monreal