Feligreses a favor de la vida: Monseñor Domingo Díaz

Por: Ricardo Burgos Orozco / Latitud Megalópolis

Monseñor Domingo Díaz Martínez, Arzobispo de Tulancingo, afirmó que no son para el bien común y están en contra de la familia, las reformas al Código Penal y a la Ley de Salud publicadas este miércoles en el Periódico Oficial del Estado de Hidalgo, que permiten la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación.

Con muchos años de experiencia y muy preparado, el religioso señaló que con esa ley “no estamos ganando nada; cuántos genios dejarán de venir al mundo; quienes están a favor de una decisión así, en lugar de ganar están perdiendo”, apuntó Díaz Martínez.

Agregó que hay muchos métodos anticonceptivos antes de llegar a la interrupción del embarazo y en ello, puntualizó, están trabajando en los grupos pastorales con los jóvenes de la entidad, orientándolos y platicando con ellos “para que no se dejen engañar”.

Recordó que hace tiempo un grupo de periodistas le preguntó su opinión con respecto a las modificaciones a las leyes para permitir el aborto en Hidalgo y él les contestó tajante: “habrá aprobación cuando se nos acabe la razón, la fe y la vergüenza”.

Sobre la pandemia que todavía azota al mundo, Monseñor Díaz Martínez indicó que están trabajando con las comunidades porque hay mucha tristeza, desolación y estrés.

Añadió que ha pedido a los párrocos que sus oficinas se vuelvan centros de atención especializada donde se escuche a la gente, se atienda psicológicamente y con médicos y medicinas, además de brindarles alimentos y despensas.

Explicó que se está atendiendo a los enfermos principalmente a través de los sacerdotes más jóvenes, previniéndolos de tomar todas las medidas indispensables como tapabocas, lavado de manos y distancia adecuada entre las personas.

Lo mismo se está haciendo – subrayó – en las comunidades indígenas de la entidad con la pastoral de los pueblos originarios. Dijo que los sacerdotes les pidieron a la gente no salir de sus pueblos sino era estrictamente necesario para que no fueran a contagiarse y mucha gente lo cumplió y se previno la enfermedad.

Comentó con tristeza que en este tiempo de pandemia, cinco sacerdotes de su grey fallecieron a consecuencia del Covid 19. Él mismo tuvo la enfermedad el año pasado, pero, por fortuna, la supero.

En entrevista exclusiva con Latitud Megalópolis, el sacerdote, con 12 años en la sede episcopal de Tulancingo, negó que haya desinterés de los jóvenes por abrazar la carrera religiosa.

Destacó que le agrada que en este tiempo tan difícil, atiborrado de tentaciones, decenas de estudiantes en su comunidad deseen inclinarse por el sacerdocio.

Al final de su charla, Monseñor Díaz Martínez manifestó su confianza de que, pese a la nueva ley del aborto, los hidalguenses estarán siempre a favor de la vida, como la Iglesia propone.

 

Feligreses a favor de la vida: Monseñor Domingo Díaz