Tras el registro de 30 contagios de COVID-19 en un grupo de estudiantes poblanos que viajó a Cancún, el gobernador Miguel Barbosa Huerta precisó que su administración ya da seguimiento al caso y actúa en consecuencia para evitar que el virus pueda propagarse e incremente el número de personas contagiadas en Puebla por dicha situación.

En videoconferencia de prensa, el mandatario llamó a los padres de familia de las y los estudiantes, que viajaron a dicho destino, a que sean responsables y se realicen la prueba COVID para descartar o confirmar la presencia del virus. Dijo que lo anterior ayudará a garantizar la salud no solo de las familias involucradas sino de las y los poblanos en general.

Reiteró que el COVID-19 es algo serio, por lo que es necesario actuar con mesura y reforzar las medidas de prevención, sobre todo en estos momentos que hay indicios de un repunte. Agregó que bajar la guardia puede ocasionar un momento de presión nuevamente en el tema de salud.

Barbosa Huerta exhortó a las y los poblanos a no confiarse, esto tras considerar que el comportamiento social está relajado y que actualmente no existen los cuidados pertinentes por la presencia del virus: “ya está todo desatado y este tercer repunte es una prueba de lo frágiles que seguimos siendo, llamado de atención a todos, a nosotros mismos”.

En su intervención, el secretario de Salud, José Antonio Martínez García precisó que la Dirección de Salud Pública y Vigilancia Epidemiológica inició con la identificación de contagios y la contención del mismo entre los 500 alumnos que viajaron a Cancún, Quintana Roo, de los cuales se detectaron 30 casos positivos al virus SARS-CoV-2.