Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, pidió a través de las Secretarías de Relaciones Exteriores y de la Defensa Nacional, como del Centro Nacional de Inteligencia, el Ejecutivo Federal desarrolle un informe sobre el tráfico ilícito de armas de Estados Unidos hacia México.

En este documento se establece que en México desde hace más de una década se ha generado un aumento en la violencia debido al tráfico de armas, con un incremento en el poder de fuego por parte de la delincuencia organizada: “lo que ha afectado la cohesión social, el bienestar y las oportunidades de desarrollo de nuestros ciudadanos”.

De acuerdo a un estudio Según el estudio elaborado por Small Arms Survey, del Instituto de Posgrado de Altos Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra, México ocupa la 7ª. posición en el mundo con más armas de fuego en manos de civiles de forma legal e ilegal, con un número aproximado de 16.8 millones de armas.

Así mismo se reconoce que el flujo ilícito de armas, municiones y componentes norte-sur funge como catalizador de la violencia armada que se vive en México: “de acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), y se estima que anualmente cruzan entre 250 y 280 mil armas. Esta cifra representa más de 2.5 millones de armas en los últimos 10 años”.