Luego de la renuncia de los ocho integrantes del Cabildo, militantes del Partido Encuentro Solidario (PES), el municipio de Penjamillo, Michoacán, se quedó sin autoridades electas. Esto debido al secuestro del alcalde electo, Gilberto Mejía, el 29 de junio.
La declinación a ejercer el cargo para el que fueron electos se concretó este jueves ante el Tribunal Electoral de Michoacán, y en todos los casos se argumentó la inseguridad por la que atraviesa Penjamillo.

Eder López García, dirigente del PES en Michoacán, dijo que los funcionarios electos tomaron la decisión para salvaguardar la vida propia y la de sus familiares.

También dijo esperar que, con esa renuncia, quienes secuestraron a Gilberto Mejía “tengan la bondad” de liberarlo con vida.

Asimismo aseveró que esta situación es inédita en Michoacán y en el país. “Estamos en un limbo legal, pero tras una asesoría nos han marcado este camino. La verdad ya no nos interesa gobernar ese municipio, sólo nos interesa el bienestar y vida de nuestro presidente”, admitió López García.

Rechazó que el partido supiera de alguna amenaza contra sus militantes, hasta el 10 de junio, cuando fue asesinado José Leyva, integrante del equipo de Gilberto Mejía y exalcalde del municipio. A ello, se sumó el aseisnato de Pedro Plascencia, otro colaborador cercano de Mejía.