Miembros de la comunidad LGBT realizaron una marcha en el marco del mes del orgullo gay, en Calimaya, EdoMéx.

Este sábado ha sido calificado histórico para la tierra del mariachi porque el compás no fue marcado por las guitarras y trompetas de hombres con trajes típicos; provino del grito de lucha, resistencia y exigencia de una comunidad señalada en un contexto dictado como machista.

Un reloj que este año cumple 100 años de señalar el paso del tiempo y la parroquia “San Pedro y San Pablo” como lugar común, fueron testigos y parte del escenario de la movilización realizada en honor a todos aquellos compañeros de lucha.

Máximo Muciño Vázquez, presidente honorífico del movimiento LGBT en Calimaya justificó la importancia de la marcha y puntualizó algunos retos a los que se enfrenta un hombre homosexual y el papel que tiene en esta región.

“Es la primera vez, estamos pasado a la historia porque existe mucho el machismo aquí, existe la burla y con lo proclame en mi discurso, estamos ocultos y es momento de brillar… Es algo muy complicado porque la discriminación empieza desde la familia, entonces hoy orgullosamente soy el portavoz para decir identifícame porque tu historia es mi historia, entonces yo hoy aquí estoy dando la cara por todos aquellos que merecen ser tratados igual que todos nosotros”.

La flotilla se instaló en la avenida Benito Juárez, una de las principales del municipio y llevaba como cabeza una camioneta con globos multicolor de la cual emanaba música circuit.

En punto del mediodía avanzaron, bailaron y ondearon banderas multicolores, un emblema mundialmente conocido.

La movilización que finalizó con un saldo blanco partió de lo local y es reflejo de un movimiento internacional en el que se pide el reconocimiento y el respeto de la comunidad LGBT que persiste, existe y resiste