Dos iglesias católicas situadas en el interior sur de Columbia Británica, en Canadá, han sido incendiadas este sábado en relación con el hallazgo de los cuerpos de más de 750 menores indígenas enterrados en un internado.

El jefe de la comunidad indígena de Lower Similkameen, Keith Crow, afirmó que recibió una llamada alertando de que la iglesia de Choapaka estaba en llamas y que, cuando llegó al lugar, tan solo quedaban cenizas, según detalló el medio canadiense CBC.

“Estoy enfadado. No veo nada positivo en esto”, aseguró Crow, quien más tarde descubrió que la iglesia de Santa Ana, ubicada en la comunidad indígena de Upper Similkameen también había sido incendiada.

Estos ataques a iglesias se producen en el marco de una investigación que halló más de 750 tumbas sin nombre cerca de un internado de menores indígenas, en medio de la polémica levantada en el país por el hallazgo de más tumbas en escuelas que se levantaron para la asimilación forzosa de población indígena.

Se trataría del mayor anuncio sobre hallazgo de tumbas en internados para menores indígenas hasta el momento, después de que a finales de mayo se anunciara el descubrimiento de más de 210 cadáveres de niños enterrados hace más de 40 años en la antigua Escuela Residencial India Kamloops.