• Se busca generar ambientes de armonía y tranquilidad con la pinta de fachadas

La propuesta ciudadana de pintar las fachadas de Cuernavaca formará parte de un programa emergente de embellecimiento que se realizará durante los 100 primeros días de gobierno en las colonias populares de Cuernavaca. Declaró lo anterior Jorge Argüelles Victorero, Candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca por Morena, Encuentro Social y Nueva Alianza.

Argüelles Victorero destacó que a través del instrumento de comunicación directa con los cuernavacenses denominando #UnWhatsappUnaPropuesta, ciudadanos de la capital le plantearon pintar de alegría las fachadas de las casas, idea que fue atendida porque esta sencilla actividad generará un ambiente de armonía y de tranquilidad que permitirá a las comunidades tener condiciones de convivencia más dignas.

“Quiero decirles a los cuernavacenses que, en honor a nuestra ciudad, una de las acciones inmediatas de mi gobierno será implementar un plan emergente para el embellecimiento de las fachadas de colonias populares; mi compromiso será que, entre todas y todos, pintemos de alegría Cuernavaca”, comentó el candidato de la Cuarta Transformación en Cuernavaca.

El candidato morenista enfatizó que —sin lugar a duda— dar colorido al frente de las casas contribuirá a revertir los hechos que se registran por vivir en lugares poco cuidados como podrían ser la inseguridad y la violencia, toda vez que el embellecimiento del espacio público es vital para reconstrucción del tejido social.

Asimismo, el abanderado de la alianza Juntos Haremos Historia expuso que la pinta de fachadas pasa a ser parte de un programa integral de embellecimiento de la ciudad que llevará a cabo como es el rescate de parques, calles y espacios públicos en general, acciones que se emprenderán porque los ciudadanos requieren vivir en ambientes más seguros.

El morenista aseveró que está comprobado que cuando un espacio urbano se deteriora y no se rescata, éste se convierte en un lugar propicio para delinquir; motivo por el cuál se hace necesario rescatar todos los espacios públicos.