• No participaron los candidatos punteros de todas las entidades federativas en donde se elegirá gobernador, independientemente de que fueran del Partido Morena o de partidos de oposición.

• La falta de participación de algunos candidatos puede denotar en compartir su proyecto de seguridad y justicia a través de las organizaciones de la sociedad civil o la carencia de un plan de trabajo.

• Se percibe una falta de ambición o profesionalismo en las propuestas de algunos candidatos y candidatas, ya que hay deficiencias desde el diagnóstico hasta la elección de indicadores.

• El estatus de proyectos de seguridad y justicia de los candidatos relegan a los ciudadanos no solo como meros espectadores, sino como víctimas de las decisiones de sus gobernantes.

• Existe una profunda resistencia a dialogar con la ciudadanía por parte de los candidatos y, por ende, una inhibición al derecho de acceso a la información por parte de los votantes.

• Los candidatos que aceptaron participar, lo hicieron con buena voluntad, entusiasmo y apertura de cara a la ciudadanía. Además, coinciden en que la seguridad pública es una preocupación importante en sus programas.

• Conocen los antecedentes del tema de seguridad en su entidad y cuentan con algún grado de diagnóstico, al menos general, de la situación actual.

El Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad (ONC) y la Red Nacional de Observatorios (RNO) presentaron el “Análisis de las propuestas de seguridad y justicia de los candidatos a gubernaturas y presidencias municipales/alcaldías Elecciones 2021”, del Proyecto Por Un México Seguro, que permitirá a la ciudadanía contar con elementos para ejercer un voto informado durante la jornada electoral del próximo 6 de junio y contribuirá al debate de las posibles líneas de acción que posibilitarían la atención de la crisis de seguridad desde una perspectiva local.

El director general del ONC, Francisco Rivas, destacó que en las próximas elecciones está en riesgo una democracia electoral relativamente joven, como resultado de la intervención del crimen organizado y/o de autoridades gubernamentales renuentes a perder poder en las urnas, así como de la falta de propuestas que reduce la contienda a una mera lógica de opositores.

El peor escenario, dijo, es un retroceso democrático en detrimento del ejercicio de libertades individuales básicas en el que perdemos todos. Advirtió que a unos días de que se celebre la jornada electoral no se pueden descartar afectaciones mayores a la gobernabilidad de las entidades federativas analizadas, ni a la paz y tranquilidad de los ciudadanos y mucho menos al libre ejercicio del derecho al sufragio.

La gran mayoría de los estados, indicó, estarían en peligro de ver amenazadas sus elecciones por hechos delictivos que podrían perjudicar la marcha de sus procesos electorales, en particular, por la violencia asociada a la delincuencia organizada que puede influir con asesinatos o amenazas a candidatos para sacarlos de la contienda; cooptando candidatos a puestos de elección popular: inhibiendo la votación en ciertas zonas el día de la elección o movilizando el voto a favor de algún candidato.

Asimismo, Francisco Rivas sostuvo que tras un análisis el Observatorio identificó que quienes resulten electos como gobernadores tendrán que mitigar importantes riesgos como conflictos sociales asociados con la operación de mineras, el acceso al agua o la tala clandestina. Alertó que este tipo de conflictos suelen presentarse con los cambios de gobierno.

Otra problemática que los candidatos tendrán que atender y resolver si resultan electos está relacionada con los delitos derivado del ejercicio de violencia de género tales como: trata de personas, desaparición forzada y/o cometida por particulares, feminicidio, familiar, secuestro. Al respecto, enfatizó que este riesgo se deberá mitigar en la mayor parte de las entidades federativas en que se elegirá nuevo gobernador.

El documento elaborado por el ONC y la RNO destaca que se contactó a todos los candidatos vía redes sociales. Sin embargo, la mayoría no quiso participar, principalmente aquellos que encabezan las encuestas. Independientemente de cual sea la causa de su no participación, Francisco Rivas señaló que “es un mal mensaje y una omisión grave que puede ser indicativo del tipo de gobierno que serían”. Indicó que aunque estos candidatos ganen en las urnas, en el campo de las ideas y las propuestas, la ciudadanía perderá.

A partir del análisis de las propuestas de los 86 candidatos municipales se logró identificar que ellos están conscientes de la relevancia y el nivel de responsabilidad que tiene el municipio para resolver los problemas de seguridad. Al respecto, el director general del ONC expresó que esto abre una importante oportunidad para diseñar e implementar políticas desde lo local y contrarrestar el debilitamiento del pacto federal ocasionado por las tensiones políticas. Como un balance general del ejercicio realizado precisaron que algunos aspectos positivos sobre la participación de los candidatos fueron que:

• Aceptaron participar, lo hicieron con buena voluntad, entusiasmo y apertura de cara a la ciudadanía.

• La seguridad pública es una preocupación importante en sus programas.

• Conocen los antecedentes del tema de seguridad en su entidad, y cuentan con algún grado de diagnóstico, al menos general, de la situación actual.

• Tienen propuestas específicas en materia de seguridad que abarcan varios aspectos de la problemática.

• Permitieron que una organización de la sociedad civil analizara sus propuestas en materia de seguridad para dar visibilidad a sus propuestas en materia de seguridad.

• Ellos y sus equipos entendieron la finalidad del ejercicio y pudieron encuadrar sus respuestas a las opciones e instrumentos dados, aceptando ser claros, priorizar problemas, valorar temas, compartir su diagnóstico, y detallar sus propuestas.

Francisco Rivas lamentó que ninguna de las candidatas o candidatos que encabezan las encuestas haya participado en el proyecto Por Un México Seguro.

La mayoría, explicó, son de Morena, lo que confirma una tendencia observada en la primera edición de este proyecto en las elecciones de 2018, en la que los candidatos de este partido mostraron una baja tasa de participación. Lo mismo sucede con los candidatos de partidos de oposición punteros en sus estados, quienes tampoco participaron en el ejercicio.

“En lo que respecta a las propuestas de candidatos con alguna posibilidad de ganar de acuerdo con encuestas, preocupa que ninguna de las estrategias cuenta con un hilo conductor claro que parta de una lectura de amplio calado del fenómeno; no proveen datos específicos sobre el presupuesto que podría necesitar para implementar la estrategia; y en el tema del tráfico de armas, salvo el caso de Sonora, que fue un tanto más específico, el común denominador es la apuesta por la eficacia del canje de armas”, detalló.

Sobre las estrategias de política de drogas, dichos candidatos establecen un vínculo entre el consumo y el crimen. Estas lecturas conservadoras son inquietantes pues hacen eco de la estigmatización de grupos sociales vulnerables como origen de la delincuencia, señaló.

El director del ONC dijo que se denota una ausencia de un diagnóstico localizado, actualizado y que identifique los aciertos y fallos de sus antecesores. Enfatizó la ausencia casi generalizada de temas complejos como la desaparición forzada e involuntaria de personas que ameritan propuestas de múltiples áreas.

Del análisis de las propuestas de candidatos con posibilidades limitadas de ganar de acuerdo con encuestas, se desprende que la calidad de sus respuestas es considerablemente menor que la de aquellos en segundo lugar de preferencias.

Difícilmente se puede considerar que son propuestas que pueden convertirse en política pública. Persiste un desconocimiento generalizado de los ámbitos de actuación tanto de los gobiernos estatales como del federal y no se registró una sola respuesta concreta sobre las necesidades presupuestarias.

Participación de candidatos municipales en Por Un México Seguro El ejercicio a nivel municipal demuestra que hay mayor interés y disposición por parte de los candidatos a participar en un ejercicio como Por un México Seguro que pone a prueba las propuestas en materia de seguridad.

No obstante, ello no implica que la participación de las y los candidatos a presidencias municipales fuera limitada en algunos municipios, aún con la persistencia de los Observatorios Locales que integran la Red Nacional. Entre los argumentos de la no participación se encuentran que sus actividades de campaña los tienen saturados, aunado a su breve duración (en las entidades que iniciaron el 4 de mayo).

El Observatorio informó que hubo participación de 3 o más candidatos para alcaldías / presidencias municipales en 13 municipios los cuales son: Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), Torreón (Coahuila), Centro (Tabasco), Puerto Morelos (Quintana Roo), La Paz (Baja California Sur), Irapuato (Guanajuato), Hermosillo (Sonora), Coatzacoalcos (Veracruz), Ciudad Victoria (Tamaulipas), Benito Juárez (Quintana Roo), Apatzingán (Michoacán), Zapopan (Jalisco) y Tlajomulco de Zúñiga (Jalisco).

Respecto a las propuestas recabadas y analizadas por la RNO mencionaron que un rasgo preocupante es que la mayoría carece de rigurosidad, profundidad y sustento. Además se percibe que su proyecto se centra en esfuerzos en la Policía y colocan en segundo término, las estrategias de prevención y justicia cívica.

Ante los resultados del proyecto Por Un México Seguro en el ámbito estatal y municipal, Francisco Rivas expresó que es necesario que para las próximas elecciones fuera efectivo un límite a los gastos de campaña para minimizar la importancia que han adquirido ciertas estrategias de marketing político en detrimento de los proyectos de gobierno. Aunado a ello, refrendaron la necesidad de un fortalecimiento de la cultura política en el país con el objetivo de elevar el nivel de exigencia frente a los candidatos.