“El secuestro de información perpetrado el pasado 7 de mayo contra el oleoducto más grande de Estados Unidos, es un claro ejemplo de la gran necesidad de que las organizaciones, empresas e instituciones públicas estén actualizadas en ciberseguridad” así lo mencionó el especialista en ciberseguridad y derecho digital, Ernesto Ibarra.

Las investigaciones realizadas por el FBI indican que el ataque provino de un grupo de crimen organizado de Europa del Este conocido como DarkSide, ubicado por la creación y ataques de ransomware.

Cabe mencionar que este ciberataque es una llamada de atención no sólo para Estados Unidos, sino para todos los países.

Sin embargo en el caso particular de México es necesario saber en qué grado de sistemas ciberseguridad nos encontramos, especialmente en los sectores estratégicos que cuentan con infraestructuras críticas como plantas de energía, presas, plantas hidroelécticas, transporte, electricidad, e incluso están en la iniciativa privada, así lo destacó el Coordinador de Ciberseguridad y Derecho Digital de la UDLAP Jenkins Graduate School.

Así también consideró el académico y analista que nadie está exento de los ciberataques, la seguridad debe de se permanente y que se deben revisar vulnerabilidades, riesgos y amenazas, especialmente aquellas que son de sectores estratégicos.

El analista destacó que el punto más débil es el personal, cada una de las personas que laboran en estas organizaciones pueden ser la puerta de entrada para los sistemas de seguridad.