• Dormir de 7 a 9 horas diariamente te permitirá evitar la aparición de distintas afecciones, tanto físicas como psicológicas.

La alteración del sueño puede conllevar distintos problemas para la salud de las personas. De acuerdo con las recomendaciones internacionales los adultos deben dormir de 7 a 9 horas cada noche; no obstante, algunos individuos tienen problemas para poder tener un sueño reparador.

Durante las horas de sueño el cuerpo aprovecha para llevar a cabo una serie de funciones que le permitirán a cualquier persona mantener un óptimo estado de salud.

Por esta razón, expertos de Doctoralia —plataforma de atención médica en línea— resaltan a través de un comunicado las consecuencias que tiene la alteración del sueño.

Mientras dormimos el sistema inmune produce anticuerpos y citosinas que ayudan a combatir infecciones, por lo cual no descansar bien incrementa los riesgos de ser atacados por virus y bacterias.

De igual forma, durante la noche se forman vías entre las neuronas de nuestro cerebro, las cuales permiten recordar información nueva. Al no dormir bien tenemos mayores dificultades para aprender y concentrarnos. De acuerdo con el Instituto de Medicina del Sueño en España si este problema persiste a largo plazo se pueden llegar a presentar ansiedad, depresión, paranoia y pensamientos suicidas.

Para aquellos preocupados por su figura corporal, la alteración del sueño podría generar un aumento de peso, pues otra consecuencia de no dormir bien es el incremento de grelina, hormona encargada de controlar el apetito. Si la persona no se siente saciada sentirá la necesidad de incrementar su ingesta de alimentos.

Con información de Forbes.