Rafael Piña,  Corresponsal.

Para el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Alvaro Ugalde Ríos, la falta de mantenimiento y supervisión en obras como la Línea 12 del Metro, que ayer colapsó en la Ciudad de México (CDMX), representan un grave riesgo como ya se vió este lunes.

“Este tipo de estructuras, para que pueda ser fabricada, puede ser de tipo preforzada, prensada o preprensada, no quiero decir qué tipo era pero, el hecho de que ya hubiera presentado cuarteaduras y los mismos vecinos lo hubieran reportado, era un riesgo que ahora se tendrá que investigar”.

El dirigente de los constructores en el estado, comentó que este tipo de estructura necesita, “como todo, mantenimiento, supervisión una vez que está terminada la obra, que no quisieron aceptar y es extraño porque ya tenía algo de tiempo esta estructura y finalmente colapsa el día de ayer”.

Reconoció que es muy extraño que hasta ahorita falló, “no estoy diciendo alguna otra cosa, sólo que podría tener cierta vida útil y eso se debe investigar porque estaba funcionando bien, aunque tuvo una deficiencia en el diseño o proceso constructivo y hasta ahorita se reflejó; los bancos de seguridad con que se diseña este tipo de trabes o ballenas como se les llama, debe tener un rango de seguridad muy alto, que debería haber estado muy soportado”.

Dijo que la obra deberá ser revisada en su totalidad, “en la ciudad de México donde son propensos a los sismos, son estructuras que se mueven y deben estar diseñadas para soportar estos movimientos, pero deberá hacerse un estudio muy minucioso para ver qué otra estructura pudiera haber sido dañada y presentar riesgo”, refirió.