Este sábado, el Papa Francisco, lanzó una iniciativade un “maratón de oración” que será seguida por treinta santuarios de todo el mundo, la cual cerrará el 31 de mayo desde los jardines del Vaticano.

Cada día del mes de mayo, los creyentes están llamados a rezar el rosario para invocar el fin de la pandemia y que las actividades sociales y laborales puedan reanudarse.

El sábado, a las 18:00 hora local en Roma, en la basílica de San Pedro, el Papa Francisco inauguró la maratón con una “oración por la humanidad herida”, en presencia de unos 150 fieles.

Mencionando la “dramática situación” actual, “cargada de sufrimiento y angustia“, pidió protección para quienes lloran a sus muertos, “sepultados a veces de un modo que hiere el alma” y alabó “el cansancio heroico” de médicos, enfermeros, trabajadores sanitarios y voluntarios que arriesgan su vida.