Con 45 votos a favor y 12 en contra, el pleno del Congreso de la Ciudad de México aprobó el dictamen de la nueva ley de Salud en la capital, en la que se especifica que las mujeres víctimas de violación, podrán acceder al aborto hasta las 20 semanas de embarazo. Esto sin la necesidad de que se presente una denuncia formal ante las autoridades correspondientes, por lo que solo bastará su dicho.

Así mismo, la nueva ley también indica que, en caso de ser una menor de 12 años la que requiera un aborto por violación, deberá presentar una solicitud firmada por alguno de sus tutores.

Hasta ahora, el Código Penal de la CDMX permitía la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación y exentaba de responsabilidades penales a las mujeres que fueron víctimas de una violación o una inseminación artificial sin su consentimiento.