Con 302 votos a favor, 134 en contra y 14 abstenciones, la Cámara de Diputados retiró el fuero al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, para que sea procesado penalmente por el delito de defraudación fiscal agravada por 6.5 millones de pesos.

La resolución, que no incluye los delitos de operaciones de procedencia ilícita y delincuencia organizada, atribuidos por la FGR al mandatario local, se envió al Congreso del Estado de Tamaulipas para que en ejercicio de sus atribuciones proceda como corresponda.

Al fundamentar el dictamen, el presidente de la Sección Instructora, Pablo Gómez, refirió que después de una compulsa entre los ingresos del denunciado y su declaración fiscal, se acredita una conducta que no puede ser de naturaleza puramente culposa sino dolosa.

Pablo Gómez, diputado de Morena, reconoció que no hubo elementos suficientes para acreditar los delitos de operaciones de procedencia ilícita y delincuencia organizada.

En un debate de más de seis horas sobre el dictamen de la Instructora, panistas e integrantes de Morena y sus aliados sostuvieron un ríspido debate enmarcado por gritos, acusaciones de corrupción y abuso de poder, así como descalificaciones

Los panistas llevaron a la tribuna una manta en la que se leía: “Basta de persecución política, alto al uso electoral de la justicia” y atribuyeron el proceso de desafuero a un uso faccioso de la procuración de justicia con fines electorales, así como para perseguir y descalificar a los opositores.

Los morenistas y sus aliados afirmaron que el mandatario local irá a la cárcel “sí o sí”, y sostuvieron que la Fiscalía General de la República presentó elementos de prueba de todos los cargos en el caso del gobernador de Tamaulipas.